Miedos y debilidades, una oportunidad para el empoderamiento

Hay un punto del ser humano que no termino de comprender y es el referido a nuestra tendencia a juzgarnos y juzgar aquello que sucede a nuestro alrededor, olvidando que momentos duros de la historia individual de las personas y de la historia global de la humanidad han desencadenado maravillosas consecuencias.

Yo por ejemplo, si en mi infancia me hubiese sentido segura de mi misma y poderosa para poder lograr mis metas nunca habría emprendido el camino del autoconocimiento y de mi propia leyenda personal. Si hoy escribo sobre empoderamiento y desarrollo personal es por que he sentido la necesidad de recorrer este camino de superación para ir, poco a poco, dejando atrás mis grandes inseguridades y mi división interior. Con esto no quiero decir que ya esté “curada”, que ya me sienta poderosa, empoderada y que me vaya a comer el mundo en todo momento.

Sinceramente, pienso que nadie se siente segur@ en todas las situaciones de la vida y en todo momento, siempre habrá algo que aprender. Siempre habrá un nuevo reto que nos pida que volvamos a trabajar nuestra seguridad y autoestima en ese aspecto concreto. La diferencia entre unas personas y otras radica en si creen en si mismas y en su capacidad de afrontar nuevos retos. Es decir, si ahora tuviese que, por ejemplo, aprender a pilotar una avioneta, no me sentiría nada segura al hacerlo, en lo que sí que estaría segura es en que mi capacidad de aprendizaje y de trabajo me llevarán a ser una buena piloto.

Si de joven me hubiese juzgado y me hubiese quedado en el juicio no hubiese convertido mi debilidad en una oportunidad, como lo he hecho. Mis debilidades y mis miedos me empujan día a día a empoderarme y a dar lo mejor de mí misma ¡es un camino maravilloso y una aventura constante!

Imagen: Copyright (c) <a href=’http://www.123rf.com’>123RF Stock Photos</a>

Suscribirse

Suscríbete a nuestro boletín de noticias por e-mail para recibir actualizaciones.

Los comentarios están cerrados.